jueves, 5 de abril de 2012

-Jueves Santo-



En estos días se piensa mucho 
en la vida y la muerte, 
en el sacrificio, 
en el recogimiento. 




Egoísta hoy pienso 
en mi propio tránsito. 
Y me alegra pensar 
que cuando me vaya 
aún seguirán esos árboles rojizos 
y de color dorado en los otoñales 
paseos, 
y que el verde rabioso 
cubrirá los prados en invierno, 
y que el poleo sembrará olores 
en cada angosto trayecto 
de montaña. 
Y me alegra imaginar 
que el mar seguirá batiendo sus olas 
en las rocas con la misma fuerza, 
y que los amantes seguirán deseándose 
con la misma intensidad. 
La vida ganará el pulso a la muerte 
siempre, 
porque una y otra vez 
todo permanecerá igual, 
y eso me satisface infinitamente. 

-Ya sé que aún no lo entiendes-





Nená

2 comentarios:

  1. Pulso y púa:

    http://www.youtube.com/watch?v=JCLI69g-9Yw

    (ojo, más me gusta esta otra versión:

    http://youtu.be/8UCnM-PiFwM)


    Pulso y vida, el trámite humano en la tierra. Y no sólo el humano.

    Besucos, NenÍ.

    ResponderEliminar

Háblame