jueves, 10 de agosto de 2017

B L a N C a N i e V e S

Enanitos /no duendes/ 
Seres humanos en busca de oficio 
Pueblos enteros 
de quehaceres minúsculos 
Temples finitos 
Temperamento 
apariencia 
entereza y severidad 
Crueldad 
bonhomía 
Perfiles /trazos/ 
el gruñón 
el tontín 
el tímido 
el sabio 
el insólito y el somnolencia 
hasta el feliz /infeliz/ 
recorren en sus pequeñas píldoras 
diminutos caminos 
En nuestras calles 
escaleras 
edificios 
plazas 
carreteras 
En las vidas de los otros 
en las nuestras 
como el que ocupa un lugar 
por derecho 
Pero su quizá /ventura/ 
no es sin una Blancanieves 
una razón para la alianza 
un sentido de comunión 
una bandera 
 /suceso, noticia, mártir/ 
una necesidad de cambio 
de otorgamiento 
que les asalte 
hacia algún destino 
el pulso 


Nená de la torriente 

martes, 1 de agosto de 2017

Sin tos  

Tomo las medidas del aire 

la languidez de la nube desde 
este rincón de marea baja 

la retahíla de 'sin pena y sin miedo' ' 
a la que me he ido acostumbrando 

La verticalidad es sólo una promesa 
entiendo 
como la horizontalidad un no se qué 
necesario 
y esta oblicuidad un acontecimiento 
recurrente  
que va y viene con entendimiento vago 

Hemos venido o hemos 'de paso' 
en este confín sin límites 
que si me sujeto a las trincheras marro 
entiendo 
y si me dejo empujar me desatiendo 
de este cuerpo 
que es mi cuerpo 

No puedo revelarte nada 
que no flamee en ti o de ti se combe  
que todo está por venir si miras atento 
o viniendo 
si te sujetas 
a tu pie en voluntaria ruta   

Entiendo 
que esto que me habita lo dejo entrar 
como lo otro pasó en transitada fuga 
y soy yo el ojo y no la escala 
de esta miscelánea incólume 
donde respirar es 
lo 
eminente 



Nená de la Torriente 



jueves, 27 de julio de 2017


Pensamos que el mundo se hizo 
en el mismo instante que nacimos, 
que no había nada detrás, ni después, 
más que lo que nosotros construyéramos. 


En ti nada languidece 
se perpetúa sin tiempo huero ni trascendente 
A todo te pareces 
vas y vienes y anegas mis ojos 
como este celaje que persevera 
Todo lo dispones cerca 
los brotes hablan en su crecida revoltosa 
tumbados al sol 
como niñas con vestiditos nuevos 
Eres lo extraordinario 
cada tallo que muere 
cada hoja de que se renueva 
de su seca admirable 
el racimo de abejas quietas 
al amparo de los pétalos 
El resto se esconde tras las ventanas 
detrás de los vasos de clarete 
de los bucles del humo en lento exilio   
A todo te pareces 
invades este mañana en presente 
el ayer
el ahora mismo 
la palabra 
Te acercas sin haber partido   
como las moscas dibujan en el techo 
escuadras imperfectas 
Bendices cada palmo de aire opulento 
cada fisura de las pieles 
cada vivo desierto 
y yo me aferro uno a uno 
a tus picos de luna 
que asomas grávidos o sutiles 
en un cielo siempre a la espera 


Nená de la Torriente 

martes, 11 de julio de 2017


Pendiente 
sigo pendiente 
como la hoja del chopo 
ahora plata 
ahora verde 

entre sentires cambiantes 

Por este extremo escribo 
sobrehilando humedades 

que los años son un encuentro 
y no una pérdida 
un volver a contar estrellas 
y bautizarse con la lluvia tímida 

buscando colores en los grises 

Pendiente 
sigo pendiente 
como la aurora se desprende 
ahora roja 
ahora pálida 

entre instantáneas fugaces 

Por este camino llego 
para que tú me leas 
para que él me lea 

y que pasen los ojos efímeros 
por estas señas  
que nos han pertenecido siempre 


Nená de la Torriente

miércoles, 21 de junio de 2017

Humildeidad 

Cualquier necio 
puede coser palabras ásperas 
como la piel del tiburón y 
no ser un tiburón 

alardear de una fortaleza que no tiene 

beberse los recuerdos más amables 
por creerlos una desventaja 

⧭ 
Puede 
disimular ternezas entre líneas amargas 
o galopar entre ríos sin espuelas 

Cualquier necio
puede fingir amor y 
no estar celosamente enamorado 

elogiar en connivencia 

tomarse de diez en mil el capricho 
de unos ojos 
presintiéndolos su feudo  

Puede 
derrochar mentiras entre abrazobesos 
o volar hacia el sol sin élitros que le protejan 

Cualquiera puede provocar a los infiernos 
o amartelarse a los cielos 

golpearse la testa 

arrinconar al amigo y ensalzar a la bestia 

equivocarse 

estafarse infinito    

fingirse entre la serpiente y el águila 

Muchos somos 
los que alguna vez 

inagotablemente 


hemos sido un cualquiera 



Nená de la Torriente