martes, 23 de enero de 2018


Lo sencillo 
Todo y nada 
Esta palma abierta asida al aire 
inconsciente de quién eres 
Así te miro 
Sin ausencia ni figura 
Momentáneo y luengo 
Sostengo un poco de esto 
y de aquello 
entre la demora y el apremio 
a escasos milímetros de la boca 
Sin importarme por dónde 
se moverá el suspiro 
ni si llega la palabra 
a este corazón u a otro 
Ahora sí me queda tiempo 
para recortar margaritas 
por encima de sus curvas blancas 
Y no pensar si pienso 
o si llega quien ha de venir 
o no quiero que venga 
Porque soy el aire 
sobre esta palma abierta 

La inconsciencia 
La totalidad 


Nená de la Torriente 

martes, 26 de diciembre de 2017



Nada menos volandero 
ni tornadizo 
que tus ojos de lumbre 

Tu impaciente benignidad 

Su paso presuroso que mitiga 
lo súbito y calamitoso  
en estos y aquellos días 
tan nuestros 

He venido a tomarte 
desde mi colina invertida 

Desde esta silla estéril 
de remembranza 
donde lo tuyo y lo mío 
consterna claridad y negrura 
en un aula asenderada 

La luz 
es una loba sin descendencia 
Bestia única 

Un mapamundi sin siglo  
que a bocanadas 
reclama redención 
como la imagen de un naufrago 

Somos lo que fuimos 

Colmillos de esa fiera sin memoria  
bajo las farolas  
/siempre disímiles/ 

en el intervalo de la noche  


Nená de la Torriente

lunes, 11 de diciembre de 2017



Si me dan a escoger...
Una punta oxidada sobre una tabla con verdín 



Amor que amo    sɐɯɐ 
entre el cielo y la tierra 
¿Cuántos amores caben en una sola palabra? 
Tus manos turrón     Tus ojos yema 
No tiene que ser diciembre 
para que me sepas a Navidad
¡Qué cómo sigue la vida 
y no nos pregunta! 
¡Qué cómo pasa! 
¡Qué cómo llega! 
Los tiempos de demora 
gastan indubitables bromas: 
Atribulados apuntes que sonríen 
Sufragáneas regencias 
independientes 
El dislate 
su tensa disonancia

Si supieras cómo te extraño 
sin hacerme heridas 
Cómo bordeo tus verdes 
y me empapo en tus arroyos 
hasta la cintura 
Cómo golpeo mis piernas
en tus ruchos de piedra 
y  se quiebran mis rígidos pernos
con el sonido del mar 
¡Ay amor   amores! 
No me vendáis prendas 
de menor valía 
No me regaléis palabras con 
 equívoco peso 
ni vengáis a mí 
como el sonido del agua 
nunca idéntico 
en este flébil mes de noviembre 




Nená de la Torriente 

viernes, 10 de noviembre de 2017


'Los hombres intentan gobernar a los demás, 
pero evitan gobernarse a sí mismos' John Osborne 

Tenía una Q para quererte 
pero andaba distraída 
Una O para olvidarme  
de aquello que me aojaba 
Una I para el futuro 
/más de estos fueros 
que de otros incorpóreos
Tenía letras 
tan dispersas 
como mi piel de la tuya braceaba 
Una boca chica 
con una enorme lengua 
Un canal para bojear los delirios 
para avenar mis duelos 
La sonrisa  tatuada 
Tú tenías una casa en la colina 
El principio necesario  
Las palmas de las manos extendidas 
La alegría de vivir 
La templada y la mansa sabiduría 
El minuto eterno 



Nená de la Torriente 



martes, 17 de octubre de 2017


Frente a mi casa 
hay un árbol seco, 
  
a él acuden todas las palomas. 
El resto, verdes y abiertos, 

andan en exilio. 
¿Qué peor que un pacato? 
Nublado con una palabra 
cuando todas las delicadas 
se derrumban. 

La débil saeta puede inclinarse 
hacia la benignidad 

                             hacia la vileza. 
Tan delgada es su silueta 
que a penas tiene peso, 
pero cuando cae 

                 atruena. 
Sus líneas se entrecruzan, 
hasta las más férreas.  


Como mosca inválida  
golpea el cristal con su ala rota, 
zangolotina, 
temeraria,   
con interminables caminos 
a su menudencia 

¿Dijo qué? 
¿Quiso decir eso? 

¿Qué peor que un idiota? 



Nená de la Torriente