domingo, 21 de mayo de 2017

Mi yo es tu yo 

Ya no sé cuántas veces 
las estaciones 
han devorado los nombres, 
cuántos fueron los pensamientos 
que ahogaron los sargazos, 
cuántos sobrevivieron un instante 
convirtiéndose en oquedad. 
Demasiadas rutas clausuradas 
en este suicidio endémico.
No sé cuántas cancillas 
hemos dejado atoradas 
condenando a nuestros huertos, 
cuántos jardines orillamos, 
cuántas promesas abandonamos 
asfixiadas por el miedo. 

Apagamos la luz 
y no nos damos cuenta 
de que detrás de todo 
siempre hay otro detrás. 


Nená de la Torriente

sábado, 13 de mayo de 2017

INTERMINABLE 
Escribo como quien habla 
sin saber que le escuchan, 
a todos los ojos que no he mirado, 
a las imágenes que se me escapan; 
a los traidores, 
a los inocentes, 
al pueblo que se adormece y al que lucha; 
al olor del pelo de mi hija, 
al cazador de seres sin escrúpulos. 
Escribo al hombre que se conoce 
y al que se oculta, 
a los reinos, 
a las naciones,  
a las aldeas más chicas, 
al ladrón de los ladrones 
y al fanático idiota. 
Escribo a los imposibles y a la rutina, 
al ignorante de sus miedos, 
al que vacila, 
al que se arroja, 
y al que doblaron su peso 
con inmerecida gloria. 
Escribo al que se gusta 
y al que se desprecia, 
al que utiliza conceptos, 
al que los abandona; 
a la feminista, 
al machista, 
y al sensato ser humano 
que vadea entre sus mundos. 
Escribo al que cree en Dios 
y al que le niega, 
a todas las re-ligazones, 
al vivo y al que yace,  
al monte de miserias 
y a su jardín de luces;
al psiquiatra que se encuentra 
en sus dolientes, 
a la aliviada y oscura viuda, 
al que ama sin saber que lo hace 
y al que nunca ha sabido amar. 
Escribo al egoísta y al que todo lo ofrece, 
al subido en el altar de los merecimientos, 
al despechado, 
a la niña, a la mujer, a la vieja, 
a la pequeña quima 
que aún no sueña con ser sapino; 
al que no se encuentra 
y al que no se mira, 
al galán enamorado que se piensa poeta, 
a la bruja de tres escobas, 
a la madre abnegada y al hijo hipócrita, 
al cuarto y mitad de hombre, 
al ser extraordinario. 
Escribo para abrazarte, 
para abrazarme, 
para saber que pertenezco a este sitio; 
a los corazones que se piensan, 
a las mentes que se extravían, 
al acomplejado que se encumbra 
y al humilde ensombrecido, 
al que niega el talento, 
al que alaba lo absurdo. 
Escribo al niño que sonríe a otros niños, 
al que se abraza a sus juguetes, 
al hambre que mata venideros, 
a las carencias y a los excesos, 
a los soldados 
y a los que levantan edificios;  
a las maneras abiertas, 
a las cerradas, 
al amable y al penoso, 
a la primavera rabiosa, 
al amor, al odio. 
Escribo al que escribe 
a éste y al otro lado del mundo, 
al que medita, 
al envidioso y al espléndido, 
a todas las lenguas y a todos las bocas, 
a la mentira más absoluta 
y a los miles de millones 
de certezas; 
a lo que me queda, 
a lo que te queda 
y a todo lo que dejó de existir. 

Nená de la Torriente

jueves, 4 de mayo de 2017

     

         El nombre de este lugar... 

Que el ayer no es hoy 
se te olvida 
que el mañana vapor anhelante 
por dimanar en gota 

¡A atropar hierba 
que el campo reclama cumplido! 
No vayan a confundirlo con tapia 
que hasta el ladrillo 
olvida que es un ladrillo 
de tanto como lo enjalbegan 

Gambetea el humo lento 
impacientando al cigarrillo 
Así te quiero 

sin venerar tus maneras 
ni darte más capricho 
que el que me tengas 
entre los dedos 
sólo un rato 

Frágil el poema se descuelga 
estremeciendo al sentido 
Así te quiero 

sin apenas tocarte 
sin apenas  

                                             ... Es Siempreviva 



Nená de la Torriente 

domingo, 23 de abril de 2017


¿Y si fuera este día? 

¿Y si la costumbre 
pudiera invertirse 
y las palabras 
languidecer solas  
muertas de vergüenza? 

Ya me lo he dicho casi todo. 
Ya me lo han dicho casi todo.

No puedo acostumbrarme: 

El mar se ve distinto 
desde las rocas, 
el tráfico una amenaza 
si te tambaleas en la acera, 
el amor 
un torpe reclamo del sexo 
en éstas y aquellas horas 
de inconsolable escombro. 

Esta ubicuidad comedida 
alarga mi sombra 

¡No imaginas cuánto! 

Tu bies más avillanado 
me deshumaniza. 
Te agrada sentirte una Eva 
y abandonar torpemente 
a tu inocente Adán. 

¿Acaso lo humano ya no nos pertenece? 

Hijos del leño, 
de lo que hubo primero, 
de la mano muda que alguna vez 
consiguió abrirse. 

Cuando no desee convivir entre los hombres 
no me reprendas, 

es una náusea que me nace sola. 



Nená de la Torriente 



Ll-Oremos:

Alguien que se expresa 
con inteligencia 
no le convierte en prepotente, 
solamentemuchamente 
tiene potencia (m)ental.
¿Dónde te escondiste? 
No había plátanos de sombra 
suficientes 
para atrapar tu gravedad 
en el suelo. 
Nadie puede huir(se) 
aunque oculte a filofatal 
su pasado, 
a pesar de creerse 
un hombre redimido. 

Ya no sé perdonarte(me) 
por haber creído en nos. 



Nená de la Torriente