domingo, 23 de abril de 2017


¿Y si fuera este día? 

¿Y si la costumbre 
pudiera invertirse 
y las palabras 
languidecer solas  
muertas de vergüenza? 

Ya me lo he dicho casi todo. 
Ya me lo han dicho casi todo.

No puedo acostumbrarme: 

El mar se ve distinto 
desde las rocas, 
el tráfico una amenaza 
si te tambaleas en la acera, 
el amor 
un torpe reclamo del sexo 
en éstas y aquellas horas 
de inconsolable escombro. 

Esta ubicuidad comedida 
alarga mi sombra 

¡No imaginas cuánto! 

Tu bies mas avillanado 
me deshumaniza. 
Te agrada sentirte una Eva 
y abandonar torpemente 
a tu inocente Adán. 

¿Acaso lo humano ya no nos pertenece? 

Hijos del leño, 
de lo que hubo primero, 
de la mano muda que alguna vez 
consiguió abrirse. 

Cuando no desee convivir entre los hombres 
no me reprendas, 

es una nausea que me nace sola. 



Nená de la Torriente 



Ll-Oremos:

Alguien que se expresa 
con inteligencia 
no le convierte en prepotente, 
solamentemuchamente 
tiene potencia (m)ental.
¿Dónde te escondiste? 
No había plátanos de sombra 
suficientes 
para atrapar tu gravedad 
en el suelo. 
Nadie puede huir(se) 
aunque oculte a filofatal 
su pasado, 
a pesar de creerse 
un hombre redimido. 

Ya no sé perdonarte(me) 
por haber creído en nos. 



Nená de la Torriente

viernes, 31 de marzo de 2017


Cuando andas dormido 
lo que empuja el día ladra 
a dientes romos, 
se pierde en la sin atracción, 
en la amnesia insípida. 
Secuestras a la intención 
y a sus ventajas, 
las haces grieta.  

Si despiertas 
y el rayo de sol es tuyo, 
amas el azul y el celaje, 
el olor a pan, a maravilla,  
la página completa.   

Y vuelve contigo 
la memoria, 
el amor sin ligereza, 
el pulso que se apresura loco. 

Dime dónde 
el temblor de las pieles, 
el labio que se multiplica abierto, 
la lágrima compartida, 
el sentido inapelable de encontrarse. 

Dónde la caricia, 
el prometo instintivo, 
el yo te doy y nada importa, 
la palabra que no se derrumba,  

dime tú si puedes. 



Nená de la Torriente

miércoles, 29 de marzo de 2017


Indómito 
Arrampla con el Sur 
Y todos sus vientos 

Le veo pasar despacito 
Con sus manos pequeñas 
Y su traje de quelonio 

'Voy a entregarte mi amor' 
Eso le he dicho 

Pero arruga su nariz 
Y bornea las piernas 
Como si andase ayer 
Por mi ahora 

Más ágil al ir más lento 

Y me vence con nada 
O casi nada 
Con su espejo de silencios 
Con su condición arpada  

'Me has dado un sueño' 
Le he dicho 
y ha volteado el rostro 
como un niño en exclamación 



Nená de la Torriente

viernes, 24 de marzo de 2017


No todos los días ni a todas horas, 
con el nido que reclama el pájaro 
o la libertad sus alas, 

la paridad no desaparece.

El día, su espalda negra. 
El terciopelo, el percal, 
la atocha sobre la piel malévola. 

Las cosas han de venir ondulantes
como el agua sabe traerlas. 

Si le preguntas al árbol
tal vez te responda la grieta 
(a veces insobornable) 
y si a la nube,
la hacedera más común 
en su lecho familiar. 

No todos los días ni a todas horas 
se habla hacia adentro, 
se ríe hacia afuera;  
nos subyuga el amor  
o no nos llega 
y se emancipa el dolor en ésta  
o en otra jungla. 
               


       Nená de la Torriente.