martes, 8 de noviembre de 2011


Existen espacios pequeños  
que se llenan de luz por un instante.
Sabes que durará la brevedad
de esa medida, y disfrutas
el tiempo que pueda cegarte.

No habrá más.

Los que encienden las antorchas
no se apuntan a ninguna lista,
no escriben largas cartas  
prendidas con lumbre.

Existen espacios pequeños
llenos de piedad por un momento.
Sabes que durarán la fugacidad
de su prisa, y te contentas
con ese abrazo que te hizo 
olvidarlo todo.

No habrá más.

Las almas gentiles
no van de puerta en puerta,
no se instalan en las casas
ni se quedan a vivir con uno
a abrazarle para siempre.


Nená

1 comentario:

  1. Siempre me quedo ciego cuando visito este tu pequeño planeta.

    ResponderEliminar

Háblame