jueves, 12 de marzo de 2015


Madrid es un acerico de alfileres, 
una vocación de lluvia en llanuras infértiles. 
Veo precipitarse en la boca de cualquiera 
la corteza de un sauce 
que ha perdido el norte. 
Madrid es la hermana mayor del más mayor 
de los hombres, 
la atenta mirada que nunca se escandaliza;
la que anhela seguir conociendo 
sin perder un gesto de vida. 
Es la llave sin cerradura que nos invita 
a cruzar cien espacios 
libres, 
infinitamente libres por no tener patrono. 
Madrid es la palabra que dejó de buscarse 
entre los libros 
y llamó a la unión de tantos 
sin levantar su índice de emancipada. 
Mi Madrid es la azalea rabiosa 
que duerme en todos los parques, 
las estaciones del metro con olor a sin aire, 
la prisa y el vermut de las 11, 
la aventura aún por reencontrarse. 
La que sabe gritar 

soy el sueño de muchos



Nená de la torriente

2 comentarios:

  1. Bonita foto y precioso poema...
    ...la atenta mirada que nunca se escandaliza;
    la que anhela seguir conociendo
    sin perder un gesto de vida. ..
    .. las estaciones del metro con olor a sin aire...
    ...el sueño de muchos...

    genial!!!

    También me gustan los anteriores.
    gracias

    ResponderEliminar

Háblame