martes, 9 de diciembre de 2014


Llévame contigo. 
Donde están las flores queda un hoyo, 
allí podría. 
Una brecha donde nacen los helechos, 
una cuna en la horquilla de dos ramas 
en el mismo camino que desandamos. 
Llévame contigo. 
En el aliento solitario del vértice de tu boca, 
allí podría. 
En el vacío al otro lado de tu codo 
donde enhebrarme quiero, 
en esa voz detrás de tu palabra que te nombra 
y en el espacio oscuro que camina junto a ti. 
Llévame contigo, 
contigua a tus dedos,  a ese índice díscolo, 
a ese pulgar nada ajeno al radical criterio, 
allí podría.
Amarrada a tus piernas en el paseo, 
 en el seno de tu ojo cuando miras 
o cuando no miras. 
En la caverna de tus huesos inadvertidos, 
allí podría, 
en el abismo de tu gloriosa mente,
en la sima de los deseos más tuyos.
Llévame contigo.
Déjame habitar la fosa de tu desencanto,
la misma que se ensancha con afectos
y que lisia tus desaciertos, 
esa cavidad extraña
que todos mal llaman corazón,
allí podría.



Nená de la Torriente

5 comentarios:

  1. Hola Nena
    Por sorpresa hoy me doy cuenta que se puede comentar ( y es que a veces soy muy despistada, disculpa)
    ......

    Hermoso poema , muy muy hermoso
    Un placer pasear por tus sentires

    Feliz semana; un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola María, el placer es mío por tu visita.
    Un cariño grande,

    Nená

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el placer es compartido entonces Nená

      Feliz miércoles !!

      Eliminar
  3. bien... has abierto los comentarios... salud amiga... brindo por tu letra... !!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias poeta por pasarte!
    Un brindis de vuelta por tus magníficos versos!

    Nená

    ResponderEliminar

Háblame