lunes, 26 de febrero de 2018


Y cruzamos las piernas 
Y cruzamos los brazos 

Decimos que no nos gusta esto 
que no nos invita aquello 

Y las palabras se amontonan 
en las baldas y 
en nuestras largas lenguas 
sin reclamar procedencia 
ni término 

Borrar para construir 
/nos decimos/ 

Y mentimos el apellido 
ignorando las ganas 
hasta el engallarse en un propósito 
coligado y fraternal 

Hacerse viejo no era esto 
/nos decimos/ 

Y todo lo pensado se desmorona 
como bizcochos sin mantequilla 
indolentes para ocupar áureas bandejas 

alguna vez dictadas con corazón 

Ahora cómo pintar el cielo 
/nos decimos/ 

Y el azul infinito 
inagotablemente espléndido 
nos devuelve una sonrisa 
más humana si cabe 

que nuestra propia humanidad 



Nená de la Torriente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame