sábado, 5 de noviembre de 2016

Disʇintos
Invades el presente
sin términos ni ambiciones,
una mueca por sonrisa
y sólo tres peldaños:
No lo sé
             Estoy
                    y Sigo.
¿La verdad?
Dos monedas alojadas
en un invariable escaparate.
Tu memoria
la brisa de ningún momento,
porque nunca anduvo  
en más mirador que el tuyo,
ni en más sueño que en tu cama.
Nunca un tal vez,
ni un mañana
ni un ¡contigo el mundo!
En una exclamación perdida.
Jamás una promesa  
alargada en el segundo
de tu índice,
nada alabancioso.
Aquí estás quieto,
satisfecho contigo mismo,
sin hacerte preguntas,
sin exigirte nada.  
Y yo te observo al otro lado
del río 
con la gravedad de otro pulso, 
con esta sonrisa intensa 
y vivida,
y sin perder el brillo de mis ojos.   
 
 
 
Nená de la Torriente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame